Badalona: mucho más que una ciudad dormitorio

badalona, más que una ciudad dormitorio


Las casas en venta en Badalona se han disparado en número y oferta. La razón no es únicamente que vivamos una edad dorada para la venta de propiedades, sino que el comprador cada vez es más exigente en lo que quiere y dónde lo quiere. Por ello, lugares que ofrecen una excelente conectividad a la par que tranquilidad, buen ambiente y una amplia oferta de ocio y posibilidades, suben su cotización como la espuma.

Este es el caso de la ciudad a la que le cantaba Serrat, que hace ya mucho tiempo que dejó de ser una población que crecía a la sombra de la gran ciudad, a la sombra de Barcelona, y a día de hoy brilla con luz propia siendo un lugar muy deseado donde establecernos pero, ¿cuáles son los motivos por los que Badalona está en boca de todos?

badalona, más que una ciudad dormitorio

Imagen: .Otto BDN

El combo mar y montaña

Una combinación de éxito a la hora de buscar una ciudad perfecta donde vivir. Badalona es un municipio inminentemente marinero, que siembre ha vivido de cara al Mediterráneo como manifiesta su emblemático y hermosísimo paseo Marítimo, donde no nos faltará vida y actividad los 365 días del año.

Pero Badalona no sólo sabe a sal. Como escenario de fondo tenemos en la Serralada de Marina no sólo un encantador paisaje, sino una atractiva zona de caminos forestales donde pasear, hacer rutas en bicicleta e incluso toparnos con un poblado ibérico de gran valor cultural.

Instalaciones de primera categoría

¿Queremos ocio en grandes dimensiones? Centros comerciales como los que se concentran en la zona de Montigalà nos esperan. ¿Queremos deportes, conciertos y espectáculos de primera? El majestuoso Pavelló Olimpic se alza frente al Port y la Marina esperándonos rodeado de un barrio que respira modernidad y donde se acogen los partidos de la Joventut de Badalona entre otros eventos, ¿queremos cursar estudios sin tener que desplazarnos? En Badalona se encuentra el Campus de la Alimentación y numerosas escuelas superiores.

Una amplia oferta en cualquier sentido que elimina cualquier necesidad de desplazarnos por obligación.

Alta conectividad con otras poblaciones

El influjo de Barcelona es inevitable, y tampoco debemos obviar las maravillas de la ciudad condal. Si nos vemos seducidos en algún momento por la necesidad de acudir a la capital, en menos de 30 minutos nos podremos encontrar paseando por las Ramblas gracias a una conectividad de primera:

Tres líneas de metro, la L1, la L2 y la L3 parten de Badalona para abarcar todo el área metropolitana hasta L’Hospitalet, pasando por Santa Coloma de Gramenet, Sant Adrià del Besòs y, por supuesto Barcelona.

EL Trambesòs tiene parada a las puertas de la flamante nueva Marina de Badalona, donde se cruza con el ferrocarril R1 que continúa a lo largo de todo el frente marítimo de Badalona uniendo la Costa Brava con la provincia de Tarragona.

34 líneas de autobuses y la red de carreteras entre las que se incluye la autovía y dos rondas completan una oferta de transporte difícilmente comparable con otras ciudades de las mal llamadas “dormitorio”.

Personalidad propia

Toda la oferta y entramado de instalaciones de Badalona nos podría parecer suficiente para quitar de ella el apellido “ciudad dormitorio”. Pero para desvincular este estigma completamente, toda población que lo merezca debe ser más que un lugar para acoger a los que no pueden o no quieren vivir en la gran ciudad.

Badalona es toda una ciudad con alma de pueblo, con una cultura propia a caballo entre la edad dorada de la industrialización y la modernización post olímpica de la que se contagió gratamente.

Así, paseando por sus calles encontramos notables ejemplos de ambas épocas en edificios como la encantadora Fábrica de Anís del Mono, el emblemático Pont del Petroli o el histórico club de natación donde en su fachada podemos ver un mural de la querida Mireia Belmonte, hija predilecta de la ciudad.